arrow Blog

Surrealismo, el arte para sobrevivir

En el estilo surrealista, el abanico de artistas es como un túnel sin fin. Se trata de un movimiento surgido en Francia en la década de los años 20 donde aparece lo enigmático y el caos en las obras más emblemáticas.

Des de iconos como Salvador Dalí, Frida Kahlo y Pablo Picasso, pasando por Joan Miró y René Magritte entre muchos otros, se construye un mundo para escapar de la realidad. Un universo paralelo sin normas ni barreras, donde el caos es orden y lo prohibido está permitido. Por otra parte, el surrealismo ha inspirado a grandes diseñadores, remitiéndose en hogares con mucha fuerza.

 

El orden del desorden

Cuando nos hablan de casas al más puro estilo surrealista pensamos en hogares muy recargados y poco elegantes, y es que esta es una percepción muy poco objetiva. El arte nos abre los ojos, y nos ayuda a ver las cosas como queremos.

Para procrear el surreal art en tu vivienda, solo tienes que adentrarte en este estilo y buscar el equilibrio perfecto. Empezaremos por la sinuosidad del color blanco en las paredes, que ayudará a potenciar el contraste de todos los elementos que completarán los espacios.

 

La cuna artística

Todo lo que completa nuestras cuatro paredes se presenta como un must para lograr un hogar de artista. Los cuadros serán nuestros mejores aliados, pero tenemos que vigilar cómo los distribuimos. Si disponemos de grandes espacios ubicaremos dos o tres pinturas; en espacios reducidos, contaremos con solo una pieza.

Lámparas prodigiosas con colores como el amarillo, el rojo y el azul darán vida al surrealismo junto sus estructuras con aires geométricos. También podemos optar por sillones majestuosos bicolor para dar un tono más calmado y sofisticado.

 

In Wonderland

Los muebles con formas atípicas sujetados por alfombras de animales nos ayudarán a adéntranos en mundo como el de Alice in Wonderland y ver más allá de lo natural.

Como punto final y para los amantes de la tendencia eco-friendy, podemos incorporar algunas plantas misteriosas como la Langosta Heliconia, el Croto y la Calatea