arrow Blog

Pros y contras de vivir en un ático

A lo largo de los últimos años los áticos se han convertido en las viviendas más codiciadas y exclusivas del mercado inmobiliario, pasando por delante a otras tipologías como los chalés o las villas.

A pesar de que el coste de construcción es el mismo que el del resto de pisos del mismo bloque, los áticos suelen tener un precio superior que puede oscilar entre un 20% y un 40% más. Esto se debe, básicamente, a que la demanda supera la oferta en creces.

Sin embargo, aunque el incremento del precio es notable, coexisten otros factores que hay que evaluar detenidamente en función de las necesidades.

 

Las ventajas de los áticos

  • Iluminación natural. Vivir en el piso más alto del edificio permite disfrutar de iluminación natural durante todo el día, lo cual convierte la vivienda en un sitio más acogedor y agradable.

 

  • Mejores vistas. Las vistas son mucho más atractivas. En función de dónde y cómo esté orientado el inmueble podremos disfrutar de un paisaje de mar, montaña o ciudad.

 

  • Terraza. La mayoría tienen maravillosas terrazas en las que poder sembrar un pequeño huerto, disfrutar de comidas y cenas en el exterior o bien habilitar una zona chill out en un entorno de confort.

 

  • Privacidad. Este tipo de pisos, al estar situados en la parte superior de los edificios, permiten disfrutar de mayor privacidad. Además, cuentan con el plus de no tener vecinos en la parte de arriba.

 

Los inconvenientes de los áticos

  • Climatización. Las temperaturas de los áticos son extremas – en invierno mucho frio y en verano mucho calor – dado que no cuentan con viviendas alrededor. Esto implica un considerable gasto energético en calefacción y aire acondicionado.

 

  • Precio. Los áticos pueden suponer un incremento de hasta el 40% del precio respecto al resto de viviendas del mismo edificio.

 

  • Robos. Al estar situados en la parte superior están más expuestos a este tipo de situaciones dado que, para los ladrones, es mucho más fácil y accesible la entrada a la vivienda.

 

  • Mantenimiento. El exceso de humedad, las tormentas, las fuertes ráfagas de viento o el constante sol son solo algunos factores meteorológicos que deterioran rápidamente las instalaciones del inmueble.

 

Antes de tomar la decisión de entrar a vivir en un ático, sin duda, hay que valorar cuáles son los factores que nos afectan directamente y cuáles son los más relevantes para determinar si la compra o alquiler compensa, o no.