arrow Blog

Paredes, más allá de pintura y papel

Con el paso del tiempo, en todos los sectores, surgen nuevas modas, estilos, diseños… Como era de esperar, en arquitectura y en diseño, esta regla también se cumple.

En cualquier vivienda, las paredes, pese a que suelen tener menos protagonismo del que les pertoca, son un elemento clave dado que permiten recrear diferentes ambientes y jugar con la creatividad para conseguir espacios únicos.

Placas, detalles de madera, espejos o vinilos son solo algunas de las últimas tendencias que han provocado que las paredes lisas o empapeladas pasen a un segundo plano.

 

Madera, un material acogedor

Los revestimientos de madera permiten añadir un extra de calor humano a cualquier hogar, un punto muy destacable si el inmueble está ubicado en una zona de frío y se quiere contrarrestar este efecto.

Cabe destacar que no es estrictamente necesario cubrir la pared entera de este material, sino que se pueden añadir formas irregulares, incluso en distintas tonalidades, para huir del exceso. Las paredes de madera son fácilmente combinables así que los espejos o los elementos decorativos con destellos brillantes son dos aliados perfectos.

 

Acero y placas

Revestir las paredes con plaquetas metálicas – casi siempre de aluminio –, metales o elementos frío es otra de las fórmulas que está teniendo mejor acogida en los últimos tiempos.

Esta clase de materiales aportan a la vivienda un estilo más comercial, totalmente opuesto al planteado previamente. Habitualmente el estilo industrial es el que suele incluir el aluminio como material primordial.

 

Ladrillo, antiguo y versátil

El elemento base para la construcción de la mayor parte de las viviendas, hoy en día ha pasado a convertirse en una solución para decorar cualquier hogar.

El ladrillo ofrece infinitas posibilidades. Las versiones más claras maximizan sus propiedades en espacios en los que contamos con luz natural. Los modelos más oscuros suelen utilizarse para crear combinaciones de color, mosaicos o patrones.

Si se combina correctamente, el ladrillo puede crear un estilo rústico o de corte industrial.

 

Mármol, claro y sencillo

A pesar de que tuvo su auge en la primera mitad del S. XX, el mármol ha vuelto a convertirse en  tendencia.

Entendemos que esto se debe, principalmente, a la sencillez de su cuidado y las virtudes de su composición. A pesar de que no se trata de un elemento económico, si se utiliza únicamente en determinados espacios como baños, estanterías o paredes, sí es asequible.

Sin duda alguna el mármol otorga una sensación de amplitud, higiene y tranquilidad que lo convierten en un material muy deseado.