arrow Blog

Lofts estilo industrial

Cincuenta años después de la aparición de los primeros lofts en Nueva York, esta categoría de inmuebles siguen siendo una opción muy atractiva para los compradores de viviendas de alto standing que buscan un espacio que combine lujo, comodidad y diseño.

Pese a que en sus inicios los lofts eran residencias de jóvenes artistas e inmigrantes que no podían pagarse el alquiler de un apartamento en la ciudad de los rascacielos, con el paso del tiempo el comprador de este tipo de propiedades ha cambiado. Actualmente se trata de consumidores de bienes de lujo.

 

El estilo industrial

Remontándonos a sus orígenes y, teniendo en cuenta el perfil de inquilino que habitaba en los lofts en la década de los 50, la mayoría de ellos conservan un particular estilo industrial, como una vieja fábrica, dado que se trataba de viviendas ubicadas en naves.

Zonas diáfanas y espaciosas, paredes de ladrillo, techos altos con vigas al descubierto y grandes ventanales son solo algunas de las particularidades que caracterizan estos inmuebles que gozan de una arquitectura sin pretensiones con estructuras simples y sencillas así como escasos materiales.

 

Aires neoyorkinos

Decorar un loft implica – aunque no necesariamente – apostar por un estilo industrial. Hay quiénes les gusta trasladarlo a toda la vivienda y otros que únicamente prefieren algunas habitaciones.

En un caso u otro existen ciertos detalles que deben estar presentes sí o sí. A continuación ofrecemos una breve lista de los más destacados:

 

  • Cañerías y vigas a la vista: dejar los conductos a la vista, así como las vigas – independientemente de si son de madera o metal – es un elemento muy recurrente.

 

  • Reciclaje de mueble: no hace falta invertir en muebles nuevos dado que justo se quiere conseguir el efecto contrario. Los muebles reciclados, viejos o desgastados son los idóneos.

 

  • Paredes de ladrillo: en color natural o pintadas de blanco. Ambas posibilidades están aceptadas. Incluso existe papel decorativo para imitar la forma y textura de los ladrillos.

 

  • Hierro, acero y madera: se trata del trio de materiales perfecto e indispensable. Dado que la mayoría de muebles tendrán una estructura metálica que aportará una sensación de frío es recomendable contrarrestarlo con piezas de madera.