arrow Blog

Evita errores básicos al decorar una casa

Al empezar un nuevo proyecto en pareja, efectuar una mudanza o redecorar la vivienda de toda la vida, es habitual que se cometan errores a lo largo de todo el proceso decorativo. Pese que algunos pueden ser leves y de menor importancia, hay otros que, a ser posible, deberíamos evitar para que no supongan un problema a largo plazo.

Una planificación correcta y adecuada es imprescindible para no tener que pasar por este tipo de situaciones. A continuación repasamos algunas de las reglas básicas.

 

Luz, colores y formas

A pesar de ser conceptos básicos y muy sencillos, una gran cantidad de personas no le prestan la atención suficiente y, en consecuencia, cometen errores que a la larga les repercuten. Uno de los más graves e irreparables es el de no tener en cuenta si su futura vivienda cuenta con luz natural o no o bien no fijarse dónde incide la luz natural y a qué hora para distribuir los espacios del inmueble correctamente.

Es imprescindible conocer bien cada rincón de la casa para sacarle el máximo provecho posible y evitar futuros cambios costosos.

Por otra parte, los colores de las paredes y la forma de las estancias son otros dos factores determinantes. Hay que evitar caer en caprichos cromáticos y optar por tonos neutros que no cansen ni pasen de moda. En lo que a formas se refiere, es muy importante calcular las medidas precisas para que los muebles encajen sin problema.

 

Mezcla de estilos

Hoy en día, la multitud de estilos decorativos que existen alrededor del mundo provoca que muchas personas no sepan por cuál decantarse. El resultado puede ser nefasto, dando lugar a una vivienda en la que conviven varios estilos totalmente incompatibles entre sí.

Lo óptimo es decorar la vivienda con un único estilo decorativo o, como mucho, dos. Pese a la flexibilidad de algunos estilos, no hay que abusar.

 

Plantas sí, pero no abuses de lo artificial

Las plantas son una forma de decoración relativamente moderna – o por lo menos el uso de plantas en la mayoría de estancias –. Las plantas naturales aportan oxígeno, color y además se pueden convertir en un pequeño hobbie.

No obstante, hay quien por falta de tiempo prefiere optar por las artificiales, algo que a priori no tiene mayor inconveniente. El problema llega cuando abusamos de estas dado que acumulan gran cantidad de polvo, algunas se ven claramente artificiales y acaban por volverse monótonas.

Por este motivo se recomienda hacer uso de plantas y flores de temporada – en su justa medida – que van cambiando y ofrecen diferentes tonalidades a la vivienda.