arrow Blog

Estilo Vanguardista, un clásico en el diseño de las viviendas actuales

A lo largo de la última década el estilo vanguardista se ha convertido en uno de los más recurrentes a la hora de diseñar y decorar una casa.

Esta tendencia, que ha ido ganando adeptos durante los últimos años, rompe con lo tradicional y apuesta por líneas modernas y actuales, acorde con los nuevos estilos de vida de la sociedad. Y es que los cambios de hábitos en el núcleo familiar, así como la transformación digital por la que estamos atravesando, son solo algunas de las causas que han provocado una ruptura con los estilos precedentes.

 

Iconos vanguardistas

Desde finales de los años veinte la arquitectura vanguardista ha ido tomando protagonismo y, con el paso del tiempo, se ha consolidado gracias a icónicas figuras como Le Corbusier, que convirtió su casa de Poissy – conocida como Villa Savoye – en uno de los iconos más representativos del movimiento en Francia.

Esta misma, al igual que todas las que la han seguido, se caracterizó desde un primer momento por la utilización de formas geométricas sencillas – a la vez que simples – en espacios amplios y luminosos con el objetivo de crear zonas confortables y organizadas.

 

 

Materiales y colores

En lo que a materiales se refiere, y pese a que periódicamente el mundo del diseño experimenta cambios e innovaciones, prevalecen el acero, el aluminio, el PVC y la madera sobre cualquier otro material. De esta manera siempre se ha querido potenciar un estilo moderno e incluso, en algunas ocasiones, futurista.

Dichos materiales se combinan con colores neutros, apostando por paredes blancas que aportan luz al espacio y, en consecuencia, provocan una sensación de amplitud.

En este contexto, la casa Schröder, construida en 1924 en Utrecht (Holanda) y considerada una de las obras arquitectónicas más importante de Gerrit Rietveld, es un claro ejemplo que, a principios de la década de los veinte, ya dejaba entrever algunos de los rasgos más simbólicos del movimiento de las Vanguardias.

 

Movimiento inspirador

Ciñéndose a la premisa “menos es más” el estilo vanguardista ha ido ganando terreno, a la vez que adeptos, en el sector de la arquitectura y el diseño, pasando a ser un movimiento puramente inspirador que va más allá de lo funcional y estético.