arrow Blog

En busca de la felicidad

El hygge es un concepto surgido en Dinamarca que persigue el bienestar en todos los aspectos. Los largos y oscuros inviernos del norte obligan a los escandinavos a pasar más horas en el interior de sus casas. Por eso, el hygge pone atención en crear espacios íntimos con una decoración que nos haga sentir relajados y en armonía, y para que podamos dejar de lado las preocupaciones del día.

En el hogar, el hygge pretende identificar y potenciar aquellos elementos que nos envuelven en sensaciones positivas y bienestar. Por eso, lo principal es crear un espacio que nos resulte acogedor y en el que podamos sentirnos a gusto, tanto en solitario como en familia.

 

Ambientes cálidos

Los daneses rechazan las persianas para aprovechar al máximo la entrada de luz natural en sus hogares. La luz natural es positiva para recargar la energía de las personas e influye en su estado de ánimo y bienestar. Unas cortinas de tela de visillo serán perfectas para dejar pasar la luz del sol y guardar la intimidad.

Cuando la luz natural no sea posible, incorporaremos velas o encenderemos la chimenea para lograr un ambiente cálido y acogedor. Para la luz artificial, las bombillas blancas regulables emitirán una luz más difusa que ayudarán a crear un ambiente tranquilo y agradable.

Unas paredes de colores claros, como blanco, beige o gris claro, darán una sensación de minimalismo al estilo nórdico y ayudarán a crear una atmosfera serena y libre de estrés. El orden y la organización son imprescindibles para simplificar el día a día y logra la tranquilidad.

 

Armonía con la naturaleza

La naturaleza es el aliado perfecto en la búsqueda del bienestar y el placer. Las plantas en mesas o colgantes te ayudarán a conectar con el entorno natural y disfrutar de una apasionante sensación de bienestar.

La madera es otra forma de estar en consonancia con lo natural, por eso buscaremos suelos y muebles con tonos suaves de este elemento. Además, incorporaremos algunos cojines, mantas y alfombras de materiales suaves y textiles naturales como la lana o el algodón, que aportarán textura y color a la decoración.