arrow Blog

Decoración RAW

A pesar de que existen multitud de tipologías decorativas, el estilo Raw – o lo que podríamos traducir literalmente como decoración en crudo – es una fórmula relativamente nueva, fresca, desigual y cuya simplicidad se ha convertido en una de sus mejores bazas.

Para aquellos que buscan un estilo único y particular con un toque desenfadado y muy especial, este se convertirá en su estilo favorito.

 

Una decoración natural

Sin duda es imprescindible partir del color blanco y las tonalidades claras para empezar a planificar el nuevo estilo del inmueble. A partir de ahí se podrán situar el resto de elementos.

Parte de esta sencillez proviene de la necesidad de crear un espacio abierto, limpio, sin ruido ambiental y que desprenda una sensación de bienestar.

Es importante destacar que la mayor parte de la decoración que se incluya en la vivienda será natural y sin tratar. La madera, por ejemplo, es probables que esté agrietada y contenga texturas ásperas dado que apenas está tratada. Con estos rasgos tan característicos se pretende aportar calidez al ambiente.

 

Cálido y sin lujos

Pese a que en un primer momento, la línea decorativa del Raw puede parecer fría, la inclusión de materiales como la madera, restan este efecto.

Asimismo, los elementos decorativos como telas, plantas, flores, cuencos, etc. son los que aportan mayor calidez. No obstante hay que saber moderar su uso para que no se produzcan un efecto negativo y un ambiente sobrecargado.

Preferiblemente es mejor utilizar materiales secos y en tonos claros: esparto, cuerda y alfombras de hilo son una buena elección. Las banquetas de madera, los relojes grandes de pared y las cestas de mimbre también son elementos clave.