arrow Blog

Decoración de fusión: African-chic

África, el supuesto continente progenitor de la historia de la humanidad contiene una gran historia y es un gran influyente en el mundo de la decoración de interiores y el diseño arquitectónico. Una dosis de cultura africana fusionada con una estética mediterránea refleja la excelencia de una disciplina que nos une a todos: el arte.

A continuación especificaremos algunas de las pautas para aportar un aire africano y actual al hogar, con la gran riqueza que poseen las tierras del continente vecino.

 

Decoración étnica

Una de las principales características del estilo africano es su capacidad para crear piezas únicas y emblemáticas. Lo ideal es combinar algunos de los mejores objetos de la cultura africana con una estructura moderna y minimalista para generar un ambiente cálido y agradable.

Algunos elementos como las máscaras ceremoniales, los sombreros juju, los instrumentos musicales, las figuras humanas, las plumas, las fotografías simbólicas de elefantes y los brazaletes son únicos y claramente marcan la diferencia, con altas dosis de estilo étnico.

Para evitar un ambiente muy abarrotado, es recomendable optar por paredes blancas con algún detalle en negro, como por ejemplo los bordes de los ventanales. También es importante dar énfasis a las plantas, símbolo representativo por el afecto sobre la natura en África.

 

Los colores de la tribu

Los colores del corazón de África se vinculan a la riqueza de sus tierras fértiles, por eso es común utilizar tonos como rojo, amarillo, dorado, ocre y marrón en todas sus variaciones. En algunas ocasiones también es posible encontrar el color verde con una propensión muy oscura.

Estos colores se ven representados en alfombras, figuras decorativas, muebles y mantas de adorno.

 

Materiales en combate

Los materiales naturales son una condición para el estilo africano, de esta forma, buscaremos muebles elaborados con mimbre, ébano, ratán y madera de origen 100% natural.

En cambio, para elementos decorativos prevalecerán las pieles, la arcilla, la cerámica, los huesos de animales, los tejidos bogolán y las hojas de rafia, entre muchos otros materiales.