arrow Blog

Cómo lograr un estilo nórdico señorial

La tendencia para presentar tu hogar de la mejor forma lleva el nombre de estilo nórdico. Surgida del frio de Finlandia, Noruega, Suecia y Dinamarca de principios del siglo XX, ha terminado siendo la joya de la corona para la decoración de interiores a nivel europeo e incluso mundial.

A este estilo se le añade un aire un tanto señorial con espacios regios restaurados para adquirir mayor presencia. Además, se recalca la luz como un recurso esencial para los países nórdicos europeos. De este modo, se busca contrarrestar la poca luminosidad que puede haber en estos lugares fríos con colores claros, sobre todo en paredes.

 

 Un foco hogareño

Como hemos mencionado, la oscuridad no es una opción para una casa nórdica. El blanco, líder en la gama de colores, se acompaña de gris y beige. Sin embargo, el negro puede ser otra alternativa para crear un ambiente más sofisticado.

Por otro lado, optaremos por tonos amaderados con una tendencia más viva, escogiendo el Haya y el Abedul para muebles y suelos.

 

El diseño geométrico de tus rincones

Contemplamos formas rectas y simples con sinuosas curvas trasmitiendo practicidad y orden. Estos perfiles los veremos plasmados en mesas, armarios, alfombras y sobre todo en la cocina. Un lugar donde la simetría lineal tiene mucha transcendencia.

Para los que tengan dudas a la hora de escoger un modelo de silla existe la opción de el Eames Plastic Chair, un éxito de los diseñadores Charles y Ray Eames, que recrearán el hogar al más puro estilo nórdico.